Las promotoras, ante el reto de satisfacer a un cliente cada vez más exigente

El sector inmobiliario ha vivido una profunda profesionalización en los últimos años, pero todavía necesita ser más efciente en la construcción, conocer mejor la demanda y potenciar un servicio posventa de alta calidad

Una década después del estallido de la burbuja inmobiliaria, el sector promotor inmobiliario en España ha dado un vuelco. El pinchazo se llevó por delante a una ingente cantidad de agentes pequeños y entes, muchos de estos de cuestionable experiencia, y dejó trastocado a un mercado en el que tan solo sobrevivieron las empresas más fuertes. Además de reducir la profundiza atomización del sector, el cambio más importante que se ha producido en los últimos años ha sido, sin duda, la entrada masiva de inversores extranjeros que, además de inyectar liquidez y relanzar el sector, han potenciado una profunda profesionalización y una visión empresarial basada en criterios técnicos y cimentada en una manera de trabajar donde prima la prudencia y el crecimiento sostenible.

(…)